Mi estrategia para alcanzar la Independencia Financiera, al descubierto

Hay muchas formas de alcanzar la independencia financiera: nacer en la Familia Real, casarte con alguien muy rico, atracar un banco o que te toque la lotería. Desgraciadamente, creo que es poco probable que la consiga a través de estos métodos, así que he tenido que plantear una alternativa. A continuación te detallo mi estrategia para conseguir la independencia financiera.

 

🎯 Objetivo

Tengo que decir que la independencia financiera no es mi objetivo final.

Mi principal objetivo en esta vida es ser feliz. Considero que para ser completamente feliz necesito más libertad. Y creo que la mejor forma de conseguirlo es alcanzando la independencia financiera.

Para mí, la libertad financiera es un sistema que permite que el dinero deje de ser un impedimento para hacer lo que quiera, que no limite mi libertad.

Nota: La independencia financiera no tiene porqué significar dejar de trabajar. Si lo que quieres es seguir trabajando, podrás hacerlo, aunque sabiendo que realmente no lo necesitas. Tendrás mucha más libertad para decidir.

 

🗺 Estrategia

Una vez definido el objetivo, es el momento de trazar la estrategia para conseguirlo.

Si tuviera que describir esta estrategia es una sola frase sería la siguiente:

Se trata de maximizar la diferencia entre ingresos y gastos, de forma que pueda acumular e invertir suficiente capital para que su rentabilidad cubra mis gastos.

 

🛠 Acciones

Pasamos a las acciones.

Las he dividido en los 4 ámbitos que impactan en la consecución de la independencia financiera: ahorro, ingresos, inversión y tiempo. En cada uno de ellos voy a detallar las acciones presentes y futuras que quiero llevar a cabo.

 

Ahorro: Encontrar el equilibrio entre acumular y disfrutar de la vida

Creo que la primera acción a tomar para este objetivo es empezar a ahorrar una parte relevante del sueldo. El ahorro es el aspecto que más capacidad tienes de modificar y, además, tiene un doble efecto positivo:

Al ahorrar estarás acumulando más capital y, al mismo tiempo, estarás viviendo con menos, lo que significa que necesitarás acumular una cantidad menor de dinero para alcanzar la independencia económica.

La parte negativa del ahorro es que tiene un límite que no deberías traspasar por mucho que te permita alcanzar antes el objetivo. Este límite es el que separa el tener una vida plena de una vida de sacrificio.

Lo he dicho muchas veces, pero lo volveré a repetir: no vale la pena sacrificar tu vida para conseguir la libertad financiera. Se trata de un camino largo y no hay que poner por delante la felicidad futura por la presente. Se trata de encontrar un equilibrio; nunca sabes lo que va a pasar.

En anteriores artículos ya expliqué mi estrategia para ahorrar la mitad de mi sueldo, y aquí te remarco tres puntos que no debes olvidar:

  • Un 10 por ciento no será suficiente: Siento decirte que ahorrando un 10% de tu salario no va a ser suficiente para alcanzar la independencia financiera, aquí te explico cómo hacer los cálculos. En caso de que no veas posible llegar a esos niveles de ahorro, puedes plantearte un objetivo menos ambicioso como, por ejemplo, acumular suficiente capital para tener una vida digna el día que puedas jubilarte.
  • Controla en qué te gastas el dinero: Para llegar a los niveles de ahorro que propongo deberás saber en qué te gastas el dinero. Ahorrar un poco cada mes es relativamente fácil: te haces una transferencia programada a otra cuenta en el momento de cobrar y te gastas el resto. Pero si quieres ahorrar un 50% o más de tu sueldo con este método, te resultará muy complicado y estresante si no lo tienes controlado. Mira a dónde van tus gastos y reduce las partidas que no te aporten valor.
  • Prioriza las cosas que para ti sean importantes: Como he comentado antes, no se trata de reducir al máximo todos los gastos. Mi idea es eliminar cualquier gasto que no tenga un impacto positivo en mi salud, calidad de vida o felicidad y aquellos que sí lo tienen, “solo” optimizarlos (no me gusta el despilfarro).

En mi caso, considero que he llegado al límite de ahorro que puedo asumir sin sacrificarme, por lo que ahora me toca mantener este estilo de vida y centrarme en otras áreas que puedo potenciar para llegar al objetivo. Lo veremos a lo largo del artículo.

Ahorrar una parte relevante del sueldo

 

Inversión: Hacer crecer mi capital a largo plazo

La inversión es otra pieza clave para conseguir la libertad económica: es la que permite hacer crecer los ahorros en la fase de acumulación y la que nos dará las rentas cuando alcancemos el objetivo.

Por desgracia, hay muy poca cultura financiera en nuestro país y, probablemente, es la principal barrera que la gente encuentra al “método” que explico en el blog.

Lo bueno es que una vez tienes tu cartera configurada, su mantenimiento es mínimo por lo que puedes centrarte en otras cosas mientras vas invirtiendo mes a mes sin esfuerzo.

Mi estrategia de inversión para la fase de acumulación es utilizar productos de inversión de muy bajas comisiones, fiscalmente eficientes y que requieran muy poco tiempo.

Actualmente mi cartera está compuesta por dos tipos de productos:

  • Planes de Pensiones: Adicionalmente, tengo un plan de pensiones con Indexa Capital, porqué me interesa a nivel de impuestos (tengo pendiente explicarlo en el blog, si te interesa el tema déjame un comentario).

De momento no contemplo incluir más inversiones en mi cartera, aunque tampoco descarto “jugar” un poco con plataformas de crowdlending o crowdfunding inmobiliario cuando tenga algo más tiempo (si las has probado me encantaría que me dejaras tu opinión en los comentarios).

Por otra parte, tengo que confesarte que aún no tengo clara la estrategia de inversión que seguiré una vez consiga vivir de mis rentas. Por ahora contemplo la posibilidad de tener una combinación de las siguientes opciones:

  • Mantener mi cartera actual e ir retirando un porcentaje de los activos (un 4% o menos cada año) de forma que su valor no baje (o baje poco) a lo largo de los años.
  • Invertir en empresas que repartan dividendos, eligiéndolas yo mismo o a través de fondos/ETFs de distribución. De esta manera, tendría un flujo de dinero más o menos constante que no implicaría vender participaciones o acciones de estas empresas.
  • Comprar algún inmueble con el objetivo de alquilarlo para tener rentas mes a mes.

Me parece sensato tener una combinación de distintos tipos de activos/estrategias, ya que será el momento de ser prudente y diversificar al máximo.

Por si te lo preguntabas, el motivo por el cual no invierto actualmente en dividendos es porqué no quiero pagar impuestos por los dividendos recibidos; prefiero que se acumulen y reinviertan en los fondos sin pasar por Hacienda.

Y en cuanto a los inmuebles, ahora mismo no veo claro el hecho de pedir un crédito y tener que pagar una entrada que supondría un gran porcentaje de mis ahorros, aunque no lo descarto a medio plazo.

 

Evitar las tentaciones para tener éxito en las inversiones

Ya te lo adelanto: vas a tener muchas tentaciones en materia de inversión a lo largo de tu camino hacia la independencia financiera. Para mí hay dos grandes tipos de tentaciones que pueden arruinar tu estrategia:

  • Otras inversiones muy apetecibles: Van a salir nuevas formas de invertir o nuevos servicios que te intenten vender que podrás obtener rentabilidades altísimas con poco riesgo con ellos. No digo que no haya otras inversiones interesantes, pero hay mucho humo y más vale andar con pies de plomo e informarte bien antes de tomar cualquier decisión relacionada con tu dinero.
  • Miedo en la próxima crisis: Tarde o temprano la bolsa va a caer y vamos a tener miedo de perder todo lo que tenemos. En estos momentos más que nunca hay que intentar mantener la menta fría y no tomar decisiones precipitadas. El miedo es uno de los principales causantes de que la mayoría de las personas obtengan menos rentabilidad que el fondo en el que invierten: sacan el dinero cuando la bolsa baja y lo vuelven a poner cuando se recupera.

Nota: Tengo que decir que aún no me he encontrado con grandes bajadas en la bolsa, por lo que no puedo saber exactamente lo que se siente en esos momentos. Por ahora intento estar mentalizado para cuando llegue el momento.

Invertir a largo plazo

 

Ingresos: Aumentar y diversificar mis fuentes de ingresos

Es una realidad, sin ingresos toda esta estrategia deja de tener sentido. Si lo comparamos con el ahorro, a prioriaumentar los ingresos es más complicado y no siempre depende de nosotros, pero por otra parte, podemos aumentarlos casi sin límites (a diferencia del ahorro, donde llegará un punto en el que no podamos ahorrar más).

En mi caso, teniendo en cuenta que mi capacidad de ahorro ha llegado a su límite y que en mis inversiones solo tengo que dejar pasar el tiempo, si quiero reducir el tiempo para alcanzar mi objetivo solo me queda intentar aumentar mis ingresos.

Para hacerlo, considero varias estrategias:

  • Cambiar de trabajo o pedir un aumento

Parece alocado pero no lo es. A veces tenemos miedo al cambio o a pedir mejores condiciones, pero suelen ser solo barreras mentales que nos autoimponemos. Tenemos más poder de negociación de lo que pensamos.

En mi caso, recientemente he cambiado de trabajo, en parte, para conseguir mejores condiciones salariales. Otro ejemplo es el de mi pareja, que a los 6 meses de estar en un trabajo se dio cuenta de que su valor en el mercado era mayor de lo que le pagaban, por lo que pidió un aumento y se lo concedieron.

No digo que todo el mundo pueda hacerlo, pero ¿por qué no planteártelo?

 

  • Aumentar tu valor

Otra forma de incrementar tus ingresos a medio-largo plazo es aumentar tu capital profesional.

En mi opinión, esto se puede hacer de 3 formas distintas:

1) teniendo más experiencia en un área determinada,

2) adquiriendo conocimientos que tengan demanda en el mercado (p.ej. idiomas, cursos especializados) y/o

3) mejorando habilidades personales (p.ej. hablar en público, ventas, liderazgo).

Ahora mismo no tengo el foco puesto en estas acciones, aunque sí que pretendo seguir formándome en oratoria a través de un club Toastmasters (hay por todo el mundo) e ir ganando experiencia en mi sector.

 

  • Crear un negocio paralelo

Se trata de crear un negocio que sea compatible con tu trabajo y te permita generar unos ingresos extra (en inglés es conocido como side hustle).

Los ejemplos más típicos son: crear un curso online, lanzar una página nicho, crear un canal de Youtube, tener un blog donde vendas alguna cosa, entre muchísimas otras opciones.

Aunque las nuevas tecnologías ofrecen multitud de oportunidades para crear negocios paralelos, no tiene porqué ser digital: puedes escribir un libro, dar clases en tus ratos libres, hacer de asesor de proyectos o, quién sabe, hasta vender manualidades en ferias los fines de semana. Identifica cuáles son tus puntos fuertes y busca maneras de monetizarlos. 

En mi caso, la acción en la que estoy más enfocado ahora mismo es en generar ingresos a través de internet. De momento no pretendo vender nada en este blog (tengo que pensar bien qué puede aportar valor de verdad), por lo que estoy centrado en crear alguna página nicho con la que gane dinero por afiliación.

Por ahora solo estoy empezando y prefiero no dar más detalles, aunque si te interesan estos temas escríbeme en los comentarios y lo tendré en cuenta de cara a nuevos artículos o quizás para invitar a algún experto en la temática.

Por cierto, mi primer paso para generar ingresos extra fue a través de Wallapop (aquí te cuento mis trucos). Entre mi novia y yo hemos conseguido más de 2.500€ vendiendo cosas que teníamos por casa. Lo malo es que son ingresos puntuales a no ser que crees un negocio de venta de artículos través de la plataforma (que sería otra opción válida).

Nota: Quiero puntualizar que no creo que crear un negocio paralelo sea necesario para alcanzar la independencia económica, aunque sí que es una forma de mejorar las finanzas personales (diversificando las fuentes de ingresos), que a su vez puede ayudarte a alcanzar antes el objetivo.

Aumentar los ingresos

 

Tiempo: Disfrutar también del camino

Puede parecer una tontería poner el “tiempo” como uno de los aspectos en los que hay que tomar acción; es lógico que solo podamos hacer una cosa: dejarlo pasar. Pues bien, hay algo más que me gustaría comentarte.

En principio, el tiempo es uno de nuestros mejores aliados. Una vez tengamos el “sistema” montado, es cuestión de que pasen los años hasta alcanzar el objetivo si todo va más o menos según lo previsto.

Por desgracia, el tiempo también puede ser uno de nuestros peores enemigos. Y esto es de lo que te quería hablar.

La independencia financiera es un objetivo ambicioso y, normalmente, a largo plazo. Esto puede provocar frustración si no se consigue ser feliz a lo largo del camino. Como me paso a mí.

Cuando este objetivo irrumpió en mi vida me rompió todos los esquemas: ¡Acababa de empezar a trabajar y ya estaba pensando en jubilarme!

Después del subidón inicial vino un periodo más complicado. Un periodo en el que no sabía muy bien qué hacer; mi trabajo dejó de motivarme y tenía la sensación de que mi salario no era suficiente para conseguir el objetivo. Cuando salía de la rutina semanal de trabajar muchas horas y empezaba el fin de semana me sentía apático bloqueado. ¿De verdad tendría que pasar 15 o 20 años así?

Por suerte conseguí salir de este ciclo negativo, y una de las cosas que me ayudó (a parte de mi novia) fue crear este blog: tener un proyecto propio, difundir mi objetivo y hablar de temas que me encantaban me hacía más feliz.

Lo que te quiero decir con esto es que hay que ir con cuidado. No creo que sea sano pensar que la única forma de ser feliz es alcanzando la libertad económica. Si ahora no eres feliz, probablemente tampoco lo serás cuando la consigas.

Si tu trabajo, tu rutina o algún aspecto de tu vida te está amargando, no te agarres a la libertad financiera como si fuera la única salvación. Toma acción ahora.

Sé que es más fácil de decir que de hacer, pero recuerda que parte de la gracia está en el camino y que la independencia financiera no es la cura a todos los males.

Dicho esto, estoy contentísimo de tener este objetivo. Me ha cambiado la vida a muchos niveles y ha sido el impulsor de que ahora mismo esté escribiendo estas palabras y tenga la suerte de que me estés leyendo.

Disfrutar mientras el tiempo pasa

 

💡 Consejos adicionales

A nivel general, me gustaría dejarte algunas recomendaciones que, aunque son bastante lógicas, creo que es importante tener presente:

1. El tiempo es tu mejor aliado, empieza cuanto antes: El paso del tiempo es lo que permitirá que el interés compuesto haga su efecto y que los ahorros se vayan acumulado.

2. Procura ser feliz a lo largo del camino: Lo vuelvo a repetir porqué es importante. Si ahora mismo no eres feliz, la prioridad número uno debería ser resolver este problema, ya que lo más probable es que la independencia financiera no sea la solución.

3. La constancia es clave para conseguir tu objetivo: Se trata de una carrera de fondo, de una ultramaratón. No debemos gastar todas las fuerzas al principio o no llegaremos al final. Esto es aún más importante en el tema del ahorro: la idea es encontrar un equilibrio entre vivir la vida que queremos y ahorrar lo suficiente para alcanzar el objetivo.

4. No hagas caso de lo que digan los demás: Es una lástima, pero la gran mayoría de las personas no nos entiende. Ya sea porqué lo ven imposible, porqué no quieren arriesgarse a invertir o porqué simplemente es una idea demasiado diferente a lo que les han enseñado. En estas situaciones creo que lo mejor es ser práctico: intentar pasar de los comentarios negativos (aunque no sea fácil) y elegir bien en qué círculos hablas del objetivo.

5. Intenta ser estoico: Lo más probable es que no todas las acciones que tomemos favorezcan el camino hacia la libertad financiera, pero no tenemos que frustrarnos. La idea es hacer todo lo que esté en nuestra mano para conseguirlo y olvidarnos de aquello que no podemos controlar, aplicando un poco de estoicismo.

 

📌 Mi situación actual

Por si tienes curiosidad sobre mi progreso hacia el objetivo, aquí te dejo algunos indicadores:

  • Capital acumulado: 10% de mi objetivo
  • Tasa de ahorro: 50% de mi salario neto
  • Edad estimada para alcanzar la independencia financiera: Entre los 40 y los 43 años (en 14-17 años)
  • Mi foco actual: Incrementar mis ingresos para alcanzar antes el objetivo

Para calcular la edad a la que pretendo alcanzar el objetivo he tenido en consideración muchas variables (inflación, interés de las inversiones, coste de los futuros hijos, posibles subidas salariales, entre otras). Esto implica que hay muchas posibilidades de estar equivocado, por lo que intento ser lo más prudente posible y ser consciente de que es difícil que mis previsiones se cumplan al 100%. Creo que al final lo importante es tener una meta y una estimación de lo que podemos tardar para que nos ayude a mantener la constancia y tener así más opciones de alcanzar el tan deseado objetivo.

 

Y tú, ¿cómo pretendes alcanzar la independencia financiera? Te invito a contármelo en los comentarios.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
Cargando…

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Me ayudarás mucho si compartes este artículo 🙂

27 comentarios en “Mi estrategia para alcanzar la Independencia Financiera, al descubierto

  1. Esto sí que es una estrategia sólida 🙂 Es interesante como al final la independencia financiera va muy ligada a la filosofía de vida. Es peligroso ver tu número IF como la meta final y no como una camino para ser más feliz.

    Tampoco creo que haya mucha gente que odie tanto su trabajo como para sacrificar todo para retirarse cuanto antes. Por eso lo que dices del equilibrio entre acumular y disfrutar de la vida es muy importante. Y es un equilibrio difícil sobre todo cuando no es un tema puramente individual: planes de pareja, viajes con amigos, etc.

    Me ha dado mucha curiosidad lo de tu side hustle, espero novedades 😉

  2. Yo con 45 años he conseguido un capital que a mí parecer, si no significa la independencia financiera, se puede acercar mucho…y es eso precisamente lo que me impide dejar de trabajar… Si lo es en realidad. Está claro que la independencia financiera va muy ligada a los gastos que individualmente cada uno pueda tener…no hay una norma. Pero, cómo ha preguntado un forero anterior…¿como la calculais vosotros?

    • Hola,

      la “Independencia Financiera” suelen definirla como el momento en que “recibes un flujo de ingresos pasivos suficiente para cubrir todos tus gastos”. El problema es que cada uno tiene unos gastos diferentes, que si eres ahorrador intentarás vivir con pocos gastos, que los gastos siempre tienden a subir (es la inflación), que si quieres vivir sin trabajar una vez alcanzada la IF tendrás que controlar que no se te desboquen los gastos (con más tiempo disponible para uno mismo es posible que aumenten los gastos de ocio o resignarse a vivir una vida más austera).

      Yo preferiría llegar a otro momento que podría llamarse “Libertad Financiera” y que podría definir como el momento en que “recibes un flujo de ingresos pasivos igual que el que recibes trabajando”, es decir, que ganas lo mismo que trabajando. ¿Si gano lo mismo tumbado en la playa que trabajando, para qué voy a ir a trabajar? Jejeje…

      El objetivo es más exigente, claro está, pero da más margen en caso de gastos extra o en aumento de gastos. Además, es más coherente con mantener el mismo nivel de vida que disfrutas actualmente, ya que cobras lo mismo que actualmente, así que haces la misma vida.

      NOTA 1: Pongo el objetivo lejos porque prefiero disfrutar el camino (sin derrochar pero sin carencias) aunque no llegue nunca a la “Libertad Financiera” que no llegar cuando tenga ya achaques de la edad y no pueda hacer algunas cosas. Tal como dicen: “Vamos despacio, porque vamos lejos.”

      NOTA 2: Para llegar a la LF hay que pasar antes por la IF.

      NOTA 3: Si te gusta tu trabajo como me pasa a mi con el mío, puedes seguir trabajando después de la IF y la LF sin problemas. Y si no te gusta mejor no esperar a ninguna de ellas para buscar otro mejor jejeje…

      Saludos.

      • Hola Luis,

        El objetivo que propones es interesante. En mi caso, si decido dejar el trabajo seguramente intentaría tener un poco de margen más alla del momento exacto de independencia financiera. Eso me daría suficiente flexibilidad por si mis gastos aumentasen.

        Por otra parte, el tema de que con más tiempo gastas más no tiene porque ser siempre así. De hecho solemos gastar más porque tenemos poco tiempo o está limitado (vacaciones en agosto, contratar un servicio de limpieza, un canguro para los niños, etc.). Creo recordar que hay un estudio que afirma que las personas tienen a gastar menos cuando se jubilan.

        En cualquier caso, gracias por tu aportación! 🙂

    • Hola Isa,

      El tema del cálculo lo he contestado en el comentario de Martin (más abajo).

      Por cierto, enhorabuena por conseguir acumular tal cantidad de capital!!

      Saludos 🙂

  3. Muchas gracias por tu nuevo aporte Guillem,

    A mí me gustaría saber mejor que te llevó a tener un plan de pensiones, no lo puedes usar hasta la jubilación, no? por lo tanto si te “jubilas” a los 45 años, no podras hacerlo uso hasta los 67?

    Yo personalmente tengo uno pero con ciertas condiciones, quien me dió la opción de tenerlo fue mi empresa, con la condición de hacer una aportación a medias, mi empresa pone la mitad y yo la otra mitad que se me descuenta del sueldo, pero el plan de pensiones lo elije la empresa y es el mismo para todos los trabajadores, así que mi control es nulo.

    • Hola Samuel,

      El tema de los Planes de Pensiones lo comentaré en detalle en un futuro artículo. Por ahora te recomiendo que vayas al enlace que he dejado en el comentario de Jesús (más abajo).

      En cuanto al Plan de Pensiones de empresa, yo tengo algo similar. El plan en sí es malísimo (por eso no li pongo en mi cartera), pero vale la pena hacerlo ya que la empresa te “regala” dinero, lo que equivaldría a una rentabilidad muy buena. Yo te diría que maximices tu aportación al plan mientras la empresa te iguale la aportación.

      Saludos!

  4. Me ha gustado mucho todo lo que dices.Hay algunas ideas muy buenas para mí.Y quizás alguna que yo te podría aportar. Me encanta este tema por qué yo estoy en el.He rellenado con mi correo y espero que podamos estar en contacto.Te felicito pues haces un gran trabajo.Enrique

    • Hola Enrique,

      Muchas gracias por tu comentario, puedes contestar directamente a mis correos o ir al formulario de contacto para comentarme lo que quieras 🙂

  5. Buenas,

    me ha encantado ésta entrada de tu blog. He leído varias de ellas y la verdad es que las considero entradas de calidad. Voy a responderte mi opinión de las diversas cosas que comentas en ésta entrada.

    – Lo de invertir en crowdlending en principio no te lo recomiendo. Es invertir en deuda y por principios no es lo mismo que invertir en activos. Suelen ser pagarés y similares y ya se sabe porqué se llaman “pagaré”…(pagaré, si puedo…). Lo mismo opino de los bonos de empresas y países.

    – Si bien es cierto que los fondos de inversión tienen la ventaja de que difieren la fiscalidad y obtienes gran diversificación, también es cierto que como inconvenientes tienen que siempre han de estar invertidos en alto porcentaje (con lo cual se comen todas las caídas), pueden incluir empresas que no te gustaría tener (porque han de estar diversificados y seguir al índice), tienen comisión de gestión y depósito que reduce su rentabilidad, cuando los quieres comprar, vender o transpasar pasan días hasta que te recibes el dinero y el valor liquidativo al que te lo liquidan tiene un rango de incertidumbre (por ejemplo que te lo compran al valor máximo y te lo vendan o transpasen al valor mínimo de esos días)

    – Si estás cómodo con los fondos yo no cambiaría cuando alcances la IF a una cartera de dividendos, porque una cartera de dividendos no se hace de golpe, sino comprando lo que se va poniendo en precio en las caídas. Además, mejor seguir la táctica de comprar empresas de dividendos crecientes, con lo cual mejor empezar cuanto antes. También puedes tener un poco de cada cosa. Yo tengo mi mayor parte en acciones individuales pero también tengo un poco de fondos. Tengo más de 40 acciones diferentes que me gustan, así que puedo decir que tengo mi propio fondo de autor jejeje…

    – Lo de comprar un inmueble para alquilarlo requiere de una fuerte inversión inicial. Además partes con un -10% de rentabilidad negativa sólo a causa de los impuestos de compra. Los precios vuelven a estar por las nubes y a parte de los gastos de rehabilitación y mantenimiento está toda la pérdida de tiempo de acudir si surgen averías en la vivienda, el trato con los inquilinos, reuniones de la comunidad de vecinos, periodos sin alquilar, posibles morosos… uffff… No es del todo ingreso pasivo salvo que delegues en agencias de alquiler que te quitará rentabilidad.

    – Lo de disfrutar el camino es importantísimo. Si te pasas 15 o 20 años ahorrando como un tacaño el cerebro humano se habitúa a vivir así, en un estado de escasez, y puedes llegar a la IF tener millones y no disfrutarlos por llevar tantos años con el chip del ahorro puesto. Es imposible de muy mayores ya cambiar al chip de “disfruta la vida”. Sin derrochar pero hay que darse algún capricho de vez en cuando para no acabar viviendo como tacaños y disfrutar parte ahora y también guardar para disfrutar en el futuro. como anécdota recuerdo en mi pueblo que había una familia terrateniente que poseía varias casas y pisos alquilados y que aún así recogían las aceitunas del suelo que caían fuera de las mantas en las que las recogían, aceitunas que nadie suele recoger porque no merece la pena el tiempo que se pierde y ellos aún así las recogían porque así lo habían hecho toda la vida.

    – A mi me gustan tener empresas que reparten dividendo porque es un flujo pasivo de dinero que me va llegando sin tener que hacer nada. Son como pequeñas maquinitas de hacer dinero que puedo comprar. Algunas dan más dinero que otras, algunas se estropean, algunas dan cada vez más dinero… En promedio me vale la pena comprarlas y mantenerlas, aún habiendo cometido muchos errores de inversión. Si alguna ya no me gusta la vendo. Recibir ese flujo de dinero me gusta aunque pague impuestos y me permite tener siempre liquidez, que es un buen calmante y materia prima para comprar más cuando cae la bolsa.

    – El tema de diversificar ingresos está muy bien, pero siempre sin descuidar nuestras principales fuentes de ingresos, no sea que perdamos más que ganemos. Ya se sabe, quien mucho abarca, poco aprieta.

    Un saludo y enhorabuena por la entrada.

    • Hola Luis,

      Me ha resultado muy práctico tu comentario,

      Aunque me gustaría comentar el tema que dices de que no se puede aportar de golpe para pasar a cobrar dividendos. Si bien comprendo que no es buena idea ponerlo todo de golpe por nuestra cuenta, si se puede transferir nuestros fondos a otros fondos que sean de reparto de dividendos, entiendo que estos fondos ya habrán hecho el trabajo de invertir en su momento en las acciones pertinentes, y aunque paguemos comisiones, tendría la ventaja que al transferir de un fondo a otro, no hay que pasar por hacienda, unicamente al cobrar los dividendos.

      • Buenas,

        se puede transpasar todo de golpe de un fondo de crecimiento a un fondo de reparto. Si el mercado está infravalorado también lo estarán ambos fondos y si está sobrevalorado lo mismo. Yo me refería a pasar a comprar acciones individuales. Por ejemplo quien compró acciones de KHC o General Mills o las tabacaleras el año pasado este año habrá tenido una desagradable sorpresa de ver que las puede comprar más baratas, dando más rentabilidad (porque han bajado su cotización y han seguido manteniendo o subiendo dividendo) y no tener efectivo. Conviene ir comprando buenas empresas poco a poco y sacarse un precio promedio bueno.

        Por mi experiencia lo mejor es tratar los fondos como a las acciones, es decir, comprarlas cuando ya están rebajadas (de buenas empresas, insisto).

        Saludos.

        • Hola Luis,

          Muchas gracias por tu extenso comentario.

          Tendré en cuenta todas las recomendaciones que me has me has hecho. El tema de los dividendos no lo domino tanto y me ayudan mucho aportaciones como la tuya.

          Por lo que comentas, puede que sea más interesante hacer lo que dice Samuel, pasar a un fondo de reparto de dividendos en un momento que este haya bajado.

          Saludos 🙂

  6. Vas bien, y tienes las cosas mucho más claras que yo a tu edad.

    Yo tengo 34 años. Mi capital acumulado es el 33% del objetivo, y debido a la capitalización compuesta estimo que cuesta más tiempo alcanzar el 33% inicial que el 66% restante.

    ¡Buena andadura!

    • Hola Amado, felicidades por estas cifras ¡Están genial! Tienes toda la razón, el crecimiento es exponencial gracias a la “magia” del interés compuesto.

      Mucha suerte y ánimo 🙂

  7. Hola! Muy interesante todo, como siempre.

    Me interesan varios temas para que nos des tu punto de vita en futuros artículos, entre ellos alguno que mencionas.

    1. Planes de pensiones. ¿Merecen la pena en España? No tenemos un sistema fiscal que garantice pensiones a largo plazo como es nuestro caso (tenemos la misma edad), por eso quiero saber por qué te vienen bien a ti.

    Lo ideal sería tener un sistema como en EEUU, donde está establecido el 401(k) y el IRa.

    2. No he visto que trates el tema en otros artículos: ¿Cómo podríamos reducir los impuestos pagados al mínimo en España? Creo que es un tema interesante reducir el pago que hacemos de nuestro salario de un 25-30% al mínimo (creo que es el 19%).

    Un saludo!

  8. Gran entrada compañero

    Gracias por compartir aquí tu andadura, la verdad es que tus datos del final coinciden bastante con los míos, creo que vamos bien ambos aunque yo más cerca de la 40 que tú 🙂

    Yo creo que al final hay muchos caminos para llegar al objetivo y los has explicado muy bien. Básicamente en mi opinión se necesitan 2 cosas básicas y a partir de ahí trabajar.

    1. Ahorro. O hay un porcentaje de ahorro importante o despídete
    2 Tener un plan. Ser flexible pero tener unas bases claras y tener la psicología adecuada para los momentos malos y buenos
    3. Tiempo. Dejemos que el interés compuesto haga su trabajo

    En mi caso tengo un plan un poco diferente, tras pensarlo durante un par de años he definido mi estrategia. 75% ACCIONES (90%b&h) y 25% FONDOS (50% ACTIVO Y 50% GESTIÓN PASIVA). Con esto tengo una diversificación buena y apropiada para mi manera de invertir.

    Al final todos los caminos nos llevarán a Roma.

    Abrazote!

    • Hola Javi, muchas gracias por tu comentario 🙂

      Estoy muy de acuerdo con todo lo que dices. Respecto la cartera, al final cada uno escoge la estrategia con la que más cómodo se siente; creo que lo más importante aquí es entender bien en qué se invierte, no ser avaricioso e invertir a largo plazo.

      Mucha suerte con tu objetivo!!

      Nos leemos!

  9. Buenas tardes,

    Estupendo artículo.

    Aunque estés buscando una ‘página nicho para aportar valor de verdad’, creo que con este blog ya lo estás haciendo. Al menos a mí me has hecho abrir los ojos.

    Mucho ánimo. Por cierto, como sugerencia estaría bien un artículo sobre invertir en empresas que repartan dividendos.

    Un saludo desde Leganés.

  10. saludos, excelente estrategia, voy a hacer la mia, muy parecida a la tuya, tengo una duda, dices que tienes el 10% de tu objetivo, como calculas tu objetivo?

    • Hola Martin,

      Asumiendo que podrás retirar un 4% de tus inversiones año a año (Regla de 4% del Trinity study) bastaría con que multiplicases tus gastos actuales por 25 para obtener la cifra. Si quieres ser más prudente y asumir un 3% (algo recomendable) deberías multiplicarlos por 33. Este 4% y 3% sería a parte de la inflación.

      Claro está que esto es solo una simple aproximación y que hace falta tener otras cosas en cuenta, pero para cifra objetivo me parece que está bien.

      Espero algún día crear una herramienta que permita hacer el cálculo más preciso y de forma sencilla.

      Saludos!

  11. Me gusta mucho la entrada de hoy,tienes mucha suerte xq empiezas muy joven.
    Yo empecé con 40 años y la suerte q siempre ahorre toda mi vida y lo suplo un poco el tiempo perdido con lo ahorrado.
    Yo tengo ahora 43 años ,soy funcionario y me jubilo a los 58 años.
    Tengo pensado pedir cada año 45 día de licencia,y suplir los gastos con los dividendos.
    Yo compro acciones xq me gusta cobrar dividendos.
    Ahora mismo saco 259€ al mes.
    Saludos y gracias .

    • Hola Jose, lo que me comentas me parece muy interesante. Eso de “probar” un poco de independencia financiera cada año con los días de licencia gracias a que tienes dividendos mes a mes es una idea buenísima (creo que es algo que recomienda Tim Ferris). Espero que los disfrutes 🙂

      Mucho ánimo y suerte con tu objetivo!!!

Deja un comentario

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.