La regla del 4%: Lo que dicen los estudios y mi opinión personal

Uno de los pilares más importantes para alcanzar la independencia financiera es la regla del 4%. Como más abajo te explico, poner en práctica esta regla es sencillo, pero lo más importante y donde he querido centrar el artículo es en responder a lo siguiente:

¿Es segura la regla del 4%? ¿Es todo tan bonito como lo pintan?

Para responder a esta pregunta, hay que entender cómo se han realizado los estudios y cómo hay que interpretar sus resultados. Con todo esto, al final del artículo te cuento las principales conclusiones a las que he llegado y mis recomendaciones para su puesta en práctica.

¿Qué es la regla del 4%?

La regla del 4% hace referencia al porcentaje de nuestras inversiones que podemos retirar anualmente durante la jubilación para que no se nos acabe el dinero. Es decir, de acuerdo con esta regla, si retiras un 4% de tu cartera de inversión año a año, sumándole la inflación, no se te acabaría el dinero durante el resto de tu vida.

Por este motivo también se la conoce como Safe Withdrawal Rate (SWR), que se podría traducir como tasa segura de retiro.

Eso es lo que se entiende popularmente por regla del 4%. Ahora bien, hay MUCHO más a tener en cuenta.

En este artículo he intentado digerir toda la información que he encontrado para explicarte de forma detallada sus implicaciones y riesgos.

Así pues, vamos a descuartizar eso que llaman regla del 4%.

Su origen y actualizaciones

El origen de la regla del 4% proviene de los estudios realizados por William Bengen a partir de 1994 y más adelante en 1998 por Philip L. Cooley, Carl M. Hubbard y Daniel T. Walz, tres profesores de finanzas de la Trinity University en Estados Unidos. De hecho, a menudo se hace referencia al estudio con el nombre de Trinity study (estudio Trinity).

Imagen de la Universidad de Trinity en Estados Unidos, uno de los lugares donde se originó la regla del 4%

El mismo tipo de estudio ha sido actualizado por otros autores, unos usando una metodología similar y otros añadiendo algunas variaciones que veremos más adelante.

Además de los mencionados, otros autores también han trabajado en este tipo de estudios
en los últimos años: Wade D. Pfau, Micheal E. Kitces y el autor del blog Early Retirement Now. Luego veremos las diferentes conclusiones de algunos de sus estudios.

¿Cómo se calcula la regla del 4%?

Atención: lo que viene a continuación puede ser un poco técnico. Aún así, te animo a leerlo para entender de donde sale el famoso 4%. He intentado explicarlo de forma sencilla pero si hay algo que no se entienda siéntete libre de decírmelo en los comentarios.

Hay dos principales metodologías para calcular la tasa segura de retiro:

1. Rentabilidad histórica móvil (la más típica)

Este método consiste en recopilar datos de rentabilidades históricas de Renta Variable (RV) y Renta Fija (RF) para crear diferentes escenarios y ver qué estrategias de retiro han tenido más éxito en el pasado.

Cuanto mayor histórico tengamos, más robusto será el estudio, por eso se suele utilizar la rentabilidad del S&P 500 (RV) y de Bonos de Estados Unidos (RF), puesto que tenemos casi un siglo de datos.

Este tipo de estudios cuentan con cuatro variables principales:

  • Tasa de retiro: Es el porcentaje inicial que se retira de la inversión más la inflación. Por ejemplo: Si la tasa de retiro es 4% y este porcentaje supone 10.000€ de nuestra cartera, entonces el año 1 se retiran 10.000€ y los siguientes se retirarán esa cantidad más la inflación acumulada (más adelante te explico en más detalle cómo aplicarlo). Estos estudios utilizan muchas tasas de retiro diferentes para ver su comportamiento a lo largo de los años y así saber cuáles han sido las más seguras.
  • Tipo de cartera: Se prueban diferentes carteras de RV y RF, para ver cómo afectan a la tasa de retiro. Si no conoces estos conceptos te recomiendo que leas este artículo.
  • Inicio de la jubilación: En los estudios se hacen muchas simulaciones y cada simulación corresponde al momento en que se empieza la jubilación y el retiro del capital. Por ejemplo: la primera simulación sería en enero de 1926, la segunda en febrero de 1926 y así sucesivamente.
  • Duración de la jubilación: Cada una de la simulaciones tendrá una duración determinada para ver cómo influye el tener que vivir de rentas durante 10, 20, 30 o más años. Los estudios iniciales estaban pensados para jubilaciones “tradicionales” por lo que utilizaban como máximo 30 años. Como hay quienes queremos jubilarnos jóvenes, hay estudios que llegan hasta los 60 años de duración.

Cuando pones todas estas variables en una coctelera se generan millones de escenarios distintos y de ahí lo que se mira es:

Qué porcentaje de escenarios han tenido éxito, es decir, no se termina el dinero, para cada tasa de retiro, tipo de cartera y duración de la jubilación.

2. Simulación de Monte Carlo

El otro método para hacer este tipo de estudios se conoce como simulación de Monte Carlo (Monte Carlo simulation), que es un método estadístico y, como verás, tiene mucho que ver con los casinos de esta región de Mónaco.

La principal diferencia respecto al método anterior es que, en lugar de utilizar las rentabilidades que se han producido en el pasado de forma ordenada, lo hace de forma aleatoria.

Con un ejemplo se entiende mucho mejor:

Un posible escenario del método anterior sería simular que una persona se jubila en 1926, de forma que su cartera evolucionaría tal y como ocurrió en el pasado: el primer año tendría la rentabilidad de 1926, el segundo la de 1927, el tercero de 1928, etc.

En cambio, con la simulación de Monte Carlo, en lugar de empezar por un año en concreto se selecciona de forma aleatoria una rentabilidad para cada uno de los años, sin seguir un orden concreto. De ahí lo de “Monte Carlo” y su símil con los juegos de azar.

Para que el estudio tenga validez estadística se necesitan crear decenas de miles de combinaciones aleatorias para cada uno de los escenarios que se quieren probar. Unas combinaciones serán muy optimistas, otras sobre la media y algunas muy pesimistas.

Al final, en los resultados se analiza lo mismo que con el otro método: porcentaje de escenarios que han tenido éxito para cada tasa de retiro, tipo de cartera y duración de la jubilación.

Como veremos más adelante, este método suele dar resultados más conservadores. Esto es debido a que se pueden crear combinaciones con las peores rentabilidades de la historia (una detrás de otra), dificultando mucho que un escenario tenga un éxito del 100%.

Asunciones y limitaciones de la regla del 4%

Para calcular la tasa segura de retiro, estos estudios asumen una serie de premisas que debes conocer, algunas de ellas disminuyen el riesgo de quedarnos sin capital mientras que otras lo aumentan.

Vamos a verlo:

Asunciones que nos pueden perjudicar

  • Las expectativas de rentabilidades actuales son inferiores a las pasadas, lo que podría provocar que la tasa segura de retiro calculada con datos históricos no sea válida en el futuro.
  • Todos los estudios están basados en el mercado americano, lo que no garantiza que los resultados sean trasladables a la situación en Europa y España.
  • Los estudios utilizan rentabilidades de los índices, por lo que deberían restarse las comisiones que tenemos que pagar al invertir en fondos indexados (por muy bajas que sean).
  • Los estudios asumen que los gastos no aumentarán más allá de la inflación, lo que no tiene porque ser cierto.
  • No se tienen en cuenta los impuestos a pagar por los rendimientos de nuestras inversiones (aunque ya vimos que hay formas de evitarlos invirtiendo en Planes de Pensiones).

Asunciones que nos pueden beneficiar

  • Estos estudios asumen que viviremos por completo de las rentas y que no tendremos ningún ingreso adicional. En la realidad esto no suele ser así, puesto que podemos generar dinero durante ese tiempo, además de poder percibir pensiones y/o herencias.
  • La mayoría de versiones del estudio asume una tasa constante de retiro independientemente de lo que haga el mercado. En la vida real podremos adaptarnos si la situación lo requiere.
  • Se asume que cuando nos jubiles tendremos los mismos gastos que ahora y según dicen, los gastos tienden a disminuir durante la jubilación. Tengo que decir que este punto es el que menos me convence puesto que no sé de dónde sale el dato y el gasto menor de las personas jubiladas puede ser tanto por voluntad propia o como por necesidad.

Resultados y aplicación de la regla del 4%

¿Qué resultados ofrecen los estudios?

Vamos a ver de forma resumida los resultados de los principales estudios que intentan averiguar la tasa segura de retiro para nuestra jubilación.

He seleccionado un total de 4 estudios, de los que describo sus características y resultados:

1# Estudio Trinity original (actualizado)

Estos son los resultados del Trinity study original actualizado por los mismos autores.

  • Nombre del estudio: Portfolio Success Rates: Where to Draw the Line
  • Autores: Philip L. Cooley, Carl M. Hubbard y Daniel T. Walz
  • Año del estudio: 2011 (datos de 1926 a 2009)
  • Metodología: Rentabilidad histórica móvil
  • Activos de la cartera: S&P 500 y Bonos Corporativos de Estados Unidos
  • Comisiones: 0%
  • Frecuencia de retiro: Mensual
Resultados del estudio original que dio nombre a la regla del 4 por ciento de Trinity University
Resultados de retirar una cantidad fija de capital más la inflación (verde: 100% éxito; naranja: ≥ 95% de éxito). Fuente: Cooley, Hubbard, Walz (2011)

Principales conclusiones:

El porcentaje de éxito disminuye cuanto mayor es la tasa de retiro inicial y cuanto más tiempo dura la jubilación.

→ Para jubilaciones de menos de 15 años, hubiera sido posible retirar hasta un 5% más la inflación en todas las carteras presentadas. Aunque este escenario es poco aplicable a la realidad.

→ Si nos vamos al otro extremo, para jubilaciones de hasta 30 años se habría conseguido un 100% de éxito con retiradas de 4% más la inflación solo en carteras con un 75% de RV y un 25% de RF.

→ En mi opinión, este estudio es más útil para personas que quieran conseguir una jubilación “tradicional”. Para los que queremos alcanzar la independencia financiera se queda corto, pues esperamos vivir de nuestras inversiones por un periodo mucho más largo.


2# Tasa segura de retiro con tipos de interés bajos

Estudio realizado por Wade D. Pfau con el objetivo de saber si con los tipos de interés actuales podemos utilizar las mismas tasas de retiro.

  • Nombre del estudio: Sustainable Retirement Spending with Low Interest Rates: Updating the Trinity Study
  • Autor: Wade D. Pfau
  • Año del estudio: 2015 (datos de 1926 a 2014)
  • Metodología: Rentabilidad histórica móvil (tabla 1) y Simulación de Monte Carlo (tabla 2)
  • Activos de la cartera: S&P 500 y Bonos Gubernamentales de medio plazo de Estados Unidos
  • Comisiones: 0%
  • Frecuencia de retiro: Mensual
Actualización del estudio de la regla del 4% en 2015 por Wade D. Pfau
Tabla 1. Resultados de retirar una cantidad fija de capital más la inflación (verde: 100% éxito; naranja: ≥ 95% de éxito). Fuente: Pfau (2015)
Actualización del estudio de la regla del 4% en 2015 por Wade D. Pfau usando una simulación de Monte Carlo
Tabla 2. Resultados de retirar una cantidad fija de capital más la inflación mediante Monte Carlo Simulation (verde: 100% éxito; naranja: ≥ 95% de éxito). Fuente: Pfau (2015)

Principales conclusiones:

La simulación de Monte Carlo ofrece resultados mucho más conservadores. Por ejemplo, una cartera de 75% acciones retirando 4% más la inflación durante 40 años ofrece un 92% de éxito en la primera tabla y un 61% en la segunda. La conclusión es que el 4% deja de ser tan robusto superados los 30 años de jubilación.

→ Según el autor, es más realista usar la simulación de Monte Carlo puesto que estamos en un momento en el que el valor de las acciones está en máximos y el de los bonos en mínimos, lo que hace pensar que la rentabilidad de los próximos años puede ser menor a la media histórica (de hecho, John C. Bogle comentó algo similar en 2018).

→ Este estudio hace simulaciones con jubilaciones de 40 años, lo que se acerca más a la realidad para los que perseguimos la libertad financiera temprana. Para estos casos, la configuración de la cartera debería estar compuesta por, al menos, un 75% de RV.


3# Tasa de retiro para FIRE

Este estudio va mucho más enfocado a los que siguen el movimiento FIRE, ya que utiliza una duración de la jubilación de hasta 60 años.

  • Nombre del estudio: Safe Withdrawal Rates: A Guide for Early Retirees
  • Autor: Early Retirment Now (Anónimo)
  • Año del estudio: 2017 (datos de 1827 a 2015)
  • Metodología: Rentabilidad histórica móvil
  • Activos de la cartera: S&P 500 y Bonos Gubernamentales de Estados Unidos a 10 años
  • Comisiones: 0,05%
  • Frecuencia de retiro: Mensual
Cuadro resumen de los resultados de aplicar la regla del 4% a 60 años
Resultados de retirar una cantidad fija de capital más la inflación. Fuente: Early Retirement Now (2017)

Principales conclusiones:

→ La regla del 4% deja de ser tan segura cuando se simulan jubilaciones más realistas para los que queremos alcanzar la libertad financiera y vivir de nuestras inversiones durante unos 50 o 60 años. Para estos casos sería más adecuado utilizar una tasa de entre el 3,0 y el 3,5%.

→ Del mismo modo que hemos visto con los anteriores estudios, el porcentaje de RV debería ser de como mínimo 50%, siendo un 75% y 100% de RV más “seguro” para jubilaciones largas (aunque parezca una paradoja).

→ Otro punto importante son las comisiones. Este es único estudio citado hasta ahora donde se aplican comisiones para ser más realistas con la inversión en fondos indexados, aunque solo tienen en cuenta un 0,05%, una cifra inferior a lo que nos encontramos en España (0,30 – 0,40%).


4# Estudio personalizado

Aparte de crear el estudio #3, el autor del blog Early Retirment Now ha puesto a disposición del público una herramienta que permite crear estudios de la regla de 4% a nuestra medida.

Lo cierto es que no es la herramienta más intuitiva del mundo pero está muy bien hecha y permite definir de forma personalizada las siguientes variables:

  • Distribución de activos entre RV, RF y Oro.
  • Las comisiones de los activos empleados (punto importante).
  • Futura rentabilidad de cada tipo de activo para hacer extrapolaciones (por defecto son conservadoras).
  • Horizonte temporal de la jubilación.
  • El porcentaje mínimo de capital que querrías dejar en herencia (el resto de estudios no lo tienen en cuenta).
  • Ingresos adicionales que podríamos tener a lo largo de la jubilación (ojo: por defecto está puesto que se recibirán ingresos adicionales, para eliminar esta asunción se tiene que ir a la pestaña “Cash Flow Assist” y borrar el contenido de las columnas B, C, D y E a partir de la fila 11 hacia abajo).

En mi caso, he hecho una simulación con las siguientes características:

· Cartera de 75% acciones y 25% bonos
· Comisiones del 0,40%
· Periodo de 60 años (720 meses)
· Terminar con, al menos, el 25% de mi patrimonio inicial
· Sin ingresos adicionales durante la jubilación

Como resultado ofrece distintas tasas de retiro en función de su porcentaje de fracaso y determinadas condiciones de mercado. Aquí te muestro mi resultado (corresponde al cuadro de abajo a la izquierda de la primera pestaña):

Diferentes tasas de retiro (SWR) en función de las características del mercado y el porcentaje de fracaso
Tasas de retiro en función de las de los datos utilizados (3 primeras columnas), características del mercado (3 últimas columnas) y el porcentaje de fracaso mostrado a la izquierda (verde: 100% éxito; naranja: ≥ 95% de éxito).

Principales conclusiones:

→ Siguiendo en la línea del anterior estudio y aplicando unas comisiones más realistas para los inversores pasivos en España (0,40%), obtenemos que con una tasa de retiro del 3,25% aprox. hubiéramos tenido un 95% de probabilidades de que no se nos terminara el dinero para los primeros 4 escenarios (cuatro primeras columnas).

→ No obstante, la tasa del 3,25% no hubiera sido tan segura en escenarios donde en el primer año de jubilación el ratio CAPE* fuera mayor a 20 y 30 (dos últimas columnas). En mi opinión, en el momento de empezar a vivir de rentas, el CAPE será un indicador importante a tener en cuenta y que podría determinar que tengamos que conformarnos con una tasa de retiro más prudente (p.ej. 3%).


*Significado de CAPE:

CAPE significa “Cyclically adjusted price-to-earnings” y es un ratio financiero que mide lo “cara” o “barata” que está la bolsa (en este caso el S&P 500).

Este indicador suele estar correlacionado con los futuros retornos de los mercados: si el CAPE es alto significa que la bolsa está “cara” y se espera que los retornos sean bajos en los próximos años, y viceversa cuando es bajo. No es una ciencia exacta, pero es un ratio que nos puede indicar que debemos ser más conservadores.

Para los más curiosos, el CAPE se calcula haciendo la media de los ingresos de las compañías en los últimos 10 años dividido por el valor de su acción (es como el PER pero a 10 años). Más información
aquí.

¿Cómo se lleva a la práctica?

Espero que después de tantos estudios y datos sigas conmigo.

La teoría de aplicar la regla del 4% (o de la tasa de retiro que deseemos) es muy sencilla. Consiste en dos pasos:

1. Acumular suficiente capital: Para saber cuánto dinero necesitamos basta con dividir 1 entre la tasa de retiro y este resultado lo multiplicamos por lo que nos gastamos durante un año (ahora veremos los cálculos con un ejemplo).

Como esta regla no tiene en cuenta los impuestos, deberemos sumarlos a nuestros gastos anuales para que queden netos.

Aquí te muestro tres ejemplos con diferentes tasas de retiro asumiendo que mi gasto anual es de 10.000€ y, por lo tanto, con unos impuestos de rendimiento de capital del 21% debería retirar 12.658€ (resultado de: 10.000€ / (1 – 21%) = 12.658€*

Tasa de retiro del 4%
1/4% = 25 veces
25 x 12.658€ = 316.456€

Tasa de retiro del 3,5%
1/3,5% = 28,6 veces
28,6 x 12.658€ = 362.025€

Tasa de retiro del 3%
1/3% = 33 veces
33 x 12.658€ = 417.722€

2. Retirada de capital: Para hacer las retiradas, el primer año recuperaríamos la tasa de retiro elegida (ej. 4%) y a partir del segundo año aplicaríamos la inflación, es decir, lo que marque el Índice de Precios de Consumo (IPC) en España.

Por ejemplo, si nuestra tasa de retiro es del 4% y esta supone 10.000€ (12.658€ con impuestos), asumiendo que la inflación es constante al 2%, la retiradas de los 3 primeros años serían tal que así:

Año 1:
4% = 12.658€ (aún no se aplica la inflación)

Año 2:
12.658€ x (1 + 2%) = 12.911€

Año 3:
12.911€ x (1 + 2%) = 13.170€

En caso de que las retiradas sean mensuales (lo que sería más recomendable), se deberían dividir estas cantidades por 12.


*Nota:

En el ejemplo asumo que debemos pagar impuestos por todo lo que retiremos, pero en realidad no será así. Esto es debido a que parte de la cantidad retirada no serán rendimientos de capital sino el dinero que en su día invertimos.

No obstante, como Hacienda funciona con el método FIFO (First In First Out), las participaciones que vendamos al retirar el capital serán las primeras que compramos, y eso implica que probablemente la mayor parte de su valor venga por rendimientos de inversión.

Por este motivo prefiero aplicar los impuestos a la totalidad de las retiradas y así ser un poco más conservador.

¿Es aplicable a Europa y España?

Como hemos visto hasta ahora, todos los estudios citados han usado datos históricos de acciones y bonos de Estados Unidos.

De hecho, una de las preocupaciones del autor del estudio #2, Wade D. Pfau, es precisamente esta. Él realizó estudios similares con valores locales de diferentes países y los resultados fueron demoledores: en la mayoría de países desarrollados, la tasa segura de retiro era muy inferior al 4%.

Entonces, ¿eso significa que nosotros no podemos utilizar esta estrategia? ¿O es que tendremos que invertir solo en Estados Unidos?

Yo no lo veo así.

El estudio de Pfau valoraba si la inversión local fuera de Estados Unidos permitiría esas tasas de retiro. Es decir, para el caso de España, significaría invertir en empresas del Ibex 35 y bonos del Gobierno de España. En este caso, la tasa de éxito si aplicamos un 4% sería de menos de la mitad.

Para mí, se reafirma la teoría de que es mejor comprar el mundo entero en lugar de centrarse en una sola región. Esto es incluso recomendable para los americanos puesto que nadie asegura que su país pueda mantener el ritmo de crecimiento que ha experimentado hasta ahora y que ha dado lugar a estos resultados.

¿Es la forma más eficiente de retirar el capital?

Como algunos autores han puesto de manifiesto, aplicar la regla del 4 % no es la estrategia más eficiente.

Esto es debido a que se retira una cantidad fija de dinero (más la inflación) sin importar la rentabilidad de nuestras carteras.

Lo que esto provoca es que, si asumimos una tasa de retiro conservadora (3 – 4%), en la mayoría de los casos llegaríamos al final de nuestra vida con un capital mucho mayor al inicial.

El primer estudio mencionado mostraba que con una tasa del 4% durante 30 años y con una cartera de 100% acciones en la mitad de las simulaciones terminaríamos con, como mínimo, x10 veces más capital que al empezar.

Si bien es cierto que el dinero no siempre nos da más felicidad, la aplicación de esta regla puede provocar que seamos mucho más restrictivos de lo necesario.

Hay múltiples estudios que analizan variantes de la regla del 4% donde tanto la tasa de retiro como la exposición a RV/RF va variando en función de la evolución del mercado. Espero tocar este tema en futuros artículos (suscríbete y no te lo perderás).

Mis conclusiones sobre la regla del 4%

Estas son mis principales conclusiones sobre la regla del 4%:

  • Antes de nada, es importante tener en mente que una tasa de retiro haya tenido un 100% de éxito en el pasado no es infalible. Como ya sabemos: rentabilidades pasadas no garantizan resultados futuros. En mi opinión, si aplicamos esta estrategia deberemos hacer un seguimiento de nuestra cartera y hacer correcciones si las condiciones del mercado son muy desfavorables.
  • En general, podemos afirmar que la regla del 4% es demasiado optimista para los que queremos jubilarnos a los 40 – 50 años. En estos casos sería más recomendable usar una tasa inicial de retiro de entre el 3,0 y el 3,5%, es decir, necesitaríamos acumular entre 28,6 y 33 veces nuestros gastos anuales brutos. Para jubilaciones más “tradicionales” la regla del 4% parece bastante segura (≥ 95% de éxito) y más si se cuenta con una pensión complementaria.
  • En cualquier caso, no hay una tasa de retiro estándar para todo el mundo. El momento en que queramos jubilarnos, el tiempo que esperamos tener que vivir de las inversiones, el nivel de renta variable de la cartera y el tener o no ingresos adicionales determinarán la tasa de retiro más adecuada.
  • Como acabo de mencionar, uno de los factores clave es el tiempo que esperamos vivir de nuestras rentas. Al contrario de lo que se suele recomendar, los estudios muestran que cuanto mayor sea la duración de la jubilación, más exposición deberemos tener a la renta variable. Para personas con un horizonte temporal de jubilación de más de 40 años, una cartera con 75% – 100% RV ha tenido más éxito en el pasado.
  • Por otra parte, los estudios realizados en mercados locales (p.ej. España), muestran que si solo invertimos en activos de nuestra región, las tasas de retiro deberían ser mucho más bajas. Eso pone de manifiesto, una vez más, la importancia de tener una cartera diversificada a nivel mundial.
  • Otro punto a tener en cuenta es que en la mayoría de estudios el éxito significa que no se nos termina el capital, mientras que el fracaso se relaciona con que se nos termina antes de tiempo. Eso implica que si queremos dejar herencia es posible que las tasas de retiro mencionadas no sean suficientemente conservadoras. En la calculadora utilizada en el estudio #4 es posible indicar el porcentaje de nuestro capital que querríamos dejar en herencia.
  • A la hora de aplicar la regla del 4% debemos considerar que, aunque siempre se hable de una tasa de retiro anual, en realidad la mayoría de estudios asumen que las retiradas de capital van a ser mensuales. De esta manera, se consigue mejorar los resultados ya que tenemos el dinero menos tiempo “parado”. Para determinar la cantidad a retirar cada mes basta con dividir la tasa de retiro entre 12.
  • Hay que tener presente que esta estrategia de retiro no convence a todo el mundo. Una de las mayores críticas a estos estudios es que retirar una cantidad fija más la inflación no es eficiente. Si lo hacemos, lo más probable es que acabemos con un capital mucho mayor del que inicialmente partíamos. En mi opinión, este tipo de estrategias son un muy buen punto de partida pero deberemos explorar otras estrategias que sean más eficientes y/o seguras.
  • Por último, hay que tener en cuenta que los 10 primeros años después de la jubilación suelen ser determinantes. Si al principio la cartera se reduce mucho, será muy complicado que se recupere si le vamos extrayendo capital mes a mes. Si bien en esas situaciones las simulaciones suelen fracasar, en la vida real podríamos corregir la tendencia, por ejemplo reduciendo nuestros gastos o buscando otras fuentes de ingresos alternativas. Por lo tanto, será imprescindible mantenerse flexible durante nuestro retiro, sobre todo durante los primeros años.

Hasta aquí mis conclusiones. Antes de terminar me gustaría dejar en el aire algunas preguntas que me han surgido mientras me informaba sobre la regla del 4% y que me gustaría tratar en futuros artículos:

1. ¿Cuál es la tasa segura de retiro para carteras diversificadas a nivel mundial? He creado algunas simulaciones con los datos (limitados) del MSCI y los resultados parecen alineados con los estudios comentados pero me gustaría profundizar más en el tema.

2. ¿Cómo se podría ir modificando la tasa de retiro a medida que pasan los años para mejorar la eficiencia de esta estrategia?

3. ¿Cuándo y cómo debemos aplicar correcciones a nuestra estrategia para asegurar que no se acaba el capital?

4. ¿Hay alguna estrategia de modificación de la distribución de activos (asset allocation) que nos permita vivir de nuestras rentas de forma más segura?

Si a ti también te interesa que intente responder a estas preguntas, déjame un comentario para que lo tenga en cuenta 🙂

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellasCargando...

¿Te ha gustado el artículo? Entonces te encantarán mis emails

Suscríbete a la lista de correo para acceder a todas las novedades, contenido exclusivo y formar parte de la comunidad de hormigas capitalistas 😄






Acepto la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos:
Responsable: Guillem Roig Collell Finalidad: Gestionar y enviar información de boletines y promociones a través de correo electrónico. Derechos: Puedes ejercitar en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición y demás derechos legalmente establecidos a través de la web lahormigacapitalista.com.


Información básica sobre protección de datos:
Responsable: Guillem Roig Collell (La Hormiga Capitalista)
Finalidad:  Moderar y responder comentarios de usuarios.
Derechos: Puedes ejercitar en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición y demás derechos legalmente establecidos a través de la web de lahormigacapitalista.com.