¿Cuándo podré jubilarme? Los números detrás de la Independencia Financiera

En el artículo anterior hablé de qué es la independencia financiera y puse un ejemplo general de cómo era posible conseguirla. En este post profundizaré un poco más en este tema, introduciendo las variables que deberemos tener presentes para determinar si podemos conseguir la independencia financiera y cuánto tiempo nos demoraría.

Y es que alcanzar la independencia financiera se reduce a que los números cuadren, y para saber si cuadran o no, necesitamos hacer algunos cálculos (no te asustes por las matemáticas, te prometo que no será complicado 🤑).

Antes de comenzar, debes saber que para alcanzar la independencia financiera es imprescindible que: 1) tengas ingresos recurrentes de algún tipo y 2) inviertas parte de lo que consigas ahorrar. Si no tienes conocimientos sobre inversión, no te agobies. En próximos artículos trataré este tema de forma sencilla y comprensible.

Dicho esto, para saber cuándo y en qué condiciones puedes alcanzar la independencia financiera necesitas tener en cuenta dos variables. Son las siguientes:

  • La tasa de ahorro
  • La rentabilidad de las inversiones

 

LA TASA DE AHORRO

¿Qué es y cómo se calcula la tasa de ahorro?

La tasa de ahorro es el porcentaje del salario que consigues ahorrar. Puedes calcularla de dos formas:

Tasa de ahorro (%) = (Ingresos – Gastos) / Ingresos · 100

Tasa de ahorro (%) = Ahorro / Ingresos · 100

Es decir, para conocer tu tasa de ahorro mensual, bastará con restar del sueldo del mes lo que te has gastado en ese mismo periodo y el resultado, dividirlo entre el sueldo del mes. Finalmente, multiplica el resultado por 100 para obtener el porcentaje (%).

Veamos un ejemplo:

Si en marzo has ganado 1.500€ y a final de mes has gastado 1.200€, el cálculo sería el siguiente:

Tasa de ahorro (%) = (1.500 – 1.200) / 1.500 · 100

Tasa de ahorro = 20%

Una vez que conoces tu tasa de ahorro, tienes dos opciones para aumentarla (y aumentarla va a ser clave para conseguir tu objetivo):

  • Disminuir los gastos
  • Aumentar los ingresos

Ambas opciones no son excluyentes, es decir, que puedes disminuir tus gastos a la vez que aumentas tus ingresos, haciendo crecer aún más tu tasa de ahorro.

No obstante, ten muy presente lo siguiente: es mucho más importante disminuir los gastos que aumentar los ingresos. La razón de esta afirmación es que disminuir los gastos tiene un impacto doblemente positivo:

  • Por un lado, te permite ahorrar más dinero.
  • Y por el otro, consigues reducir el coste de tu nivel de vida, en otras palabras, necesitas menos dinero para vivir. Y, por lo tanto, alcanzar la independencia financiera te resultaría más fácil.

 

¿Por qué es importante la tasa de ahorro para conseguir la independencia financiera?

Ahorrar es un pilar fundamental para alcanzar la independencia financiera. Su importancia radica en que es la manera de ir acumulando dinero a lo largo de los años. Este dinero llegará algún día a tal cantidad que, al invertirlo y tener una rentabilidad, te permitirá vivir “de rentas”. Así pues, siento decirte que si no te ves capaz de ahorrar, puedes olvidarte de la independencia financiera.

También es relevante remarcar que, de las dos variables mencionadas (tasa de ahorro y rentabilidad de las inversiones), el ahorro es donde más capacidad tenemos de influir y cambiar a nuestro favor. Y como he comentado, para aumentar la tasa de ahorro lo mejor es empezar por disminuir tus gastos.

 

Entonces, ¿cuánto se supone que debería ahorrar?

Desgraciadamente, nuestra sociedad no se caracteriza por ser especialmente ahorradora o previsora. Puede que esté equivocado, pero me da la sensación de que la mayoría de la gente tiende más al despilfarro y al consumismo. Estilos de vida que, muchas veces, llevan a endeudarse innecesariamente (algo de lo que deberás huir para lograr la independencia financiera).

Si observamos los datos disponibles, vemos que las familias españolas ahorraron de media un 2% de su salario. Muy lejos del líder del ranking, China 🏅, con un 38% de ahorro medio (OCDE, 2015).

Lo que te quiero decir con esto es que no creo que debas tomar como referencia lo que hacen los demás a la hora de determinar cuánto dinero ahorrar. Y la verdad, tampoco soy capaz de darte una respuesta concreta. Se trata de algo muy personal, ligado a las casuísticas y prioridades de cada uno. De todos modos, intentaré mojarme un poco…

Es posible que alguna vez hayas oído que la tasa de ahorro recomendable es del 10%. Y está muy bien ahorrar un 10% si tu objetivo es jubilarte cuanto el Estado te lo permita, pero te aseguro que si tu objetivo es la independencia financiera, deberás olvidarte de esta minucia.

Aunque no te puedo dar una cifra exacta, una tasa más razonable sería en torno al 50% o incluso más 😱. Lo sé, no parece ni es fácil. Y es por este motivo que la independencia financiera va más allá de ser una simple estrategia de finanzas personales. Al final, se convierte en una forma de vivir; en una filosofía de vida.

Para ayudarte a conseguir esta tasa de ahorro, uno de mis objetivos es publicar toda clase de trucos, estrategias y recursos que te permitan potenciar tu ahorro y facilitarte el camino a la libertad financiera.

Más abajo se muestra una tabla donde podrás observar el impacto de esta tasa en la consecución de la independencia financiera.

 

RENTABILIDAD DE LAS INVERSIONES

¿Qué es y cómo se calcula el rendimiento de nuestras inversiones?

El rendimiento de una inversión es el beneficio que nos aporta una inversión durante un periodo determinado.

Existen varias formas de calcular el rendimiento de una inversión, para simplificarlo al máximo aquí utilizaremos la siguiente fórmula:

Rendimiento inversión (%) = Valor generado por la inversión / Valor inversión al inicio del periodo · 100

Es decir, para calcularlo debes saber cuánto dinero ha generado tu inversión en un periodo concreto (normalmente un año) y dividirlo por el valor de la inversión al inicio del periodo. Finalmente, para calcularlo en forma de porcentaje (%), multiplica el resultado por 100.

Veamos dos ejemplos:

  1. Si inviertes 1.000€ en un fondo de inversión y, al cabo de un año, tu inversión vale 1.050€, la fórmula sería la siguiente:

Rendimiento inversión = 50€ / 1.000€ · 100

Rendimiento inversión = 5%

  1. Si compras un piso por 100.000€ y lo alquilas, obteniendo al final del año 6.000€ (500€ mensuales), la fórmula sería la siguiente:

Rendimiento inversión = 6.000€ / 100.000€ · 100

Rendimiento inversión = 6%

¿Por qué es importante la rentabilidad de las inversiones para conseguir la independencia financiera?

Igual que la tasa de ahorro, la rentabilidad de las inversiones jugará un papel decisivo en tus finanzas personales, sobre todo a largo plazo. Lo que permite la rentabilidad es que tus ahorros vayan creciendo durante tu camino hacia la independencia financiera y, además, esa misma rentabilidad será la encargada de pagar tu “salario” en el momento en que dejes de trabajar.

Recuerda que el método para alcanzar la independencia financiera se basa en ahorrar hasta que la rentabilidad del dinero acumulado permita cubrir tus gastos, sin la necesidad de trabajar.

Por desgracia, tenemos bastante menos control sobre esta variable al estar muy vinculada a múltiples factores externos. Por este motivo, es necesario estudiar muy bien en qué productos invertir y cuáles son las condiciones. Para que te hagas una idea, unas décimas de rentabilidad menos por culpa de una comisión podrían suponer miles de euros al cabo de algunos años. Por lo tanto, es imprescindible estar atento y no dejarte engañar por lo que te cuentan –ehem– los bancos 👺.

En próximos artículos trataré el tema de la inversión en más profundidad. Mi objetivo es dotarte de los conocimientos necesarios para que inviertas de forma inteligente.

Entonces, ¿qué rentabilidad es razonable obtener de una inversión?

Las rentabilidades varían enormemente de una inversión a otra. No es lo mismo comprar un Bono del Estado que invertir en una Start-up. Lo que tienes que tener claro es que a mayor rentabilidad, mayor riesgo, y viceversa. A esto le llaman binomio riesgo – rentabilidad y normalmente se suele cumplir.

Para que te hagas una idea, te dejo algunos ejemplos orientativos de rentabilidades (anuales) en algunas de las tipologías de inversión más comunes en nuestro país:

  • Alquiler de garaje: 3 – 5%
  • Alquiler de vivienda: 5 – 7%
  • Fondos de inversión de riesgo bajo (Renta Fija): 1 – 3%
  • Fondos de inversión de riesgo medio – alto (Renta Variable): 5 – 10%

Ten en cuenta que esto son estimaciones de rentabilidades medias y que las rentabilidades pasadas no garantizan resultados futuros. En otras palabras, tómate estos datos con precaución, sobre todo los Fondos de Inversión; estos pueden sufrir grandes variaciones de un año al otro, llegando a presentar fácilmente rentabilidades negativas.

 

IMPACTO DEL AHORRO Y LA RENTABILIDAD EN LA INDEPENDENCIA FINANCIERA

Entonces… ¿en cuantos años podría dejar mi trabajo?

Espero que después de tantos números y cálculos sigas aún conmigo. Ahora viene la parte más interesante 😎.

Lo que vas a ver es el impacto que tendrían esas dos variables en el plazo para alcanzar el objetivo de la independencia financiera.

Recuerda, la independencia financiera es el momento en que tus ingresos pasivos (por ejemplo, inversiones) superan tus gastos y, por lo tanto, es el momento en que no necesitas trabajar para mantener tu nivel de vida. Y recuerda también que para llegar ahí tendrás que ahorrar e invertir (aunque otra estrategia sería esperar a que te tocase la lotería… si optas por esta opción, ¡que tengas suerte! 😂).

En la tabla de más abajo se muestra el tiempo necesario para obtener la independencia financiera en base a las dos variables descritas. Posiblemente te sorprenda que en ningún sitio aparezcan Euros, y es que… ¡no hacen falta! Conocer el porcentaje de ahorro y la rentabilidad de las inversiones es suficiente para saber cuánto tiempo tardarías en poder “jubilarte”.

Como es imposible mostrar todas las combinaciones entre esas dos variables, he acotado los resultados a 3 escenarios diferentes.

Cada escenario se caracteriza por una rentabilidad media anual (3, 4 o 5%) y en cada uno de ellos se muestran las posibles tasas de ahorro (del 10 al 90%). A partir de cada combinación se obtiene el número de años necesario para lograr la independencia financiera.

Ya por último, antes de mirar la tabla debes tener en cuenta las siguientes consideraciones:

  • La rentabilidad de cada escenario corresponde a una hipotética rentabilidad neta anual (quitando inflación e impuestos).
  • Se consideran rentabilidades de entre el 3 y el 5%, ya que representan valores prudentes y razonables que se pueden obtener a través de inversiones de riesgo medio – alto a largo plazo.
  • Se asume que los gastos no variarían una vez alcanzada la “jubilación” (aunque normalmente suelen disminuir).
  • Se ha calculado que la rentabilidad necesaria para mantener el nivel de vida una vez alcanzada la independencia financiera sería un punto porcentual menor al del propio escenario. Eso significa que, en el escenario del 5%, los años indicados permitirían cubrir el nivel de vida con una rentabilidad media del 4%. Se aplica este criterio como medida de prudencia.
  • Finalmente, en los cálculos realizados se parte de no tener ningún tipo de ahorro acumulado; en caso de tenerlo, el tiempo necesario sería menor.

¡Por fin!, aquí tienes la tabla 💡:

En la tabla se muestran tres escenarios de las finanzas personas, con 3,4 y 5% de rentabilidad y, en función de la tasa de ahrro, se obtiene el tiempo necesario para alcanzar la independencia financiera.

Ejemplo de cómo leer la tabla: si tu tasa de ahorro es del 30% y la rentabilidad de tus inversiones es del 5% anual, tardarías 28 años en alcanzar la libertad financiera.

Como puedes observar, tanto la variable rentabilidad como la variable ahorro tienen una gran influencia en el número de años necesarios para lograr la independencia financiera.

Por ello, si te ciñes a la recomendación popular de ahorrar un 10% de tu salario, la independencia financiera quedaría un poco lejos; entre 51 y 90 años para lograrlo, es decir… que ni en pintura 🎨. Si, por el contrario, consigues una tasa de ahorro del 50% podrías alcanzarla entre 17 y 31 años, algo más sensato y más si cuentas con una buena rentabilidad 📈.

Verás también que no he añadido el escenario de ahorro del 100%. La razón es que, si eres capaz de ahorrarlo todo, significa que no necesitas tu salario y, por lo tanto, ¡ya habrías alcanzado la independencia financiera 🏆!

Si te apetece jugar un poco con los números y ver el resultado de una combinación más adaptada a tus circunstancias, en esta página podrás hacerlo (es en inglés, pero tiene poca letra y es intuitiva). Ahí podrás cambiar todas las variables e ir probando diferentes escenarios que te indicarán cuantos años necesitas para cumplir el objetivo.

Nota: procura clicar “Show more options” para cambiar la rentabilidad estimada.

Los números están muy bien, pero… ¿Dónde está el truco?

Si tienes dudas sobre lo que te he presentado… es que eres de los míos ✌🏼. No te voy a engañar, no es un método perfecto ni a prueba de balas. Tiene, como todo en esta vida, ciertos riesgos debido a factores externos que no podemos controlar. Y precisamente eso es lo que te voy a explicar en el siguiente artículo.

Quiero reafirmar que el principal propósito de este blog es difundir esta filosofía/estrategia de finanzas personales a cuanta más gente mejor. Quiero estar seguro de que no te quedan dudas al respeto. Así pues, te animo a que pongas en duda cualquier aspecto que consideres y me lo comuniques ya sea a través de comentarios o por privado. Estaré encantado de escuchar y comentar cualquier inquietud que puedas tener.

 

Y PARA TERMINAR ¿QUÉ ME GUSTARÍA QUE RECORDASES?

Si te he mareado un poco con tanta fórmula y tabla o si, sencillamente, has preferido saltar hasta el final del artículo, no te preocupes. Aquí mismo te detallo las principales conclusiones que me gustaría que recordaras en sólo 4 puntos:

  • La matemática de la independencia financiera es sencilla. Sin embargo, no es un camino fácil. Implica creerte de verdad que es posible y adaptar tu estilo de vida a ello. Esto provoca que sea más una filosofía de vida que no una simple estrategia de finanzas personales.
  • Para calcular el tiempo necesario para lograr la independencia financiera, hay dos variables imprescindibles que deberes conocer: 1) la tasa de ahorro y 2) la rentabilidad de las inversiones. Ambas impactarán directamente en los años necesarios para alcanzar el objetivo.
  • De las dos variables descritas, la tasa de ahorro es la que ofrece un mayor control. Se puede potenciar tanto incrementando los ingresos como disminuyendo los gastos. No obstante, es preferible que te centres en disminuir los gastos (al menos al principio), ya que tiene un doble efecto positivo; permite ahorrar más a la vez que rebajar el coste de vida.
  • Este método no es infalible; tiene ciertos riesgos. Será necesario conocerlos y ver si vale la pena asumirlos (más en el siguiente artículo). No obstante, no debes olvidar que también tiene riesgos esperar a que el Estado te pague una pensión (y más teniendo en cuenta que en unos años habrá más personas jubiladas que trabajadores)*.

 

(*) En mi caso particular, no optaría por esa opción aunque tuviera la pensión asegurada al 100%; no estoy dispuesto a estar obligado a trabajar hasta los sesenta y tantos 👴🏻👵🏻.

 

¿Tienes alguna duda sobre lo que he explicado? ¿Crees posible alcanzar la independencia financiera? ¿Tienes controladas tus finanzas personales? Por favor, no dudes en comentarme cualquier inquietud que te haya surgido.

 

Si tienes dudas sobre la Independencia Financiera, te recomiendo que leas esto:

Preguntas y respuestas sobre la Independencia Financiera

 

Si te ha gustado este artículo puedes puntuarlo aquí 👇🏼

¿En serio? Contacta conmigo e intentaré mejorarlo¿En serio? ¿En qué podría mejorar?No he estado a la altura... ¿Qué he hecho mal?¡Casi excelente! ¿Podría mejorar de algún modo...?¡Genial! Muchísimas gracias :) (3 votos)
Cargando…

5 comentarios en “¿Cuándo podré jubilarme? Los números detrás de la Independencia Financiera

  1. Hola!
    Deduzco por el “tono” que no debemos fiarnos demasiado del asesoramiento de los bancos… en ese caso, cómo puedo estimar la rentabilidad de las inversiones si no tengo conocimientos de finanzas?
    Felicidades por el post, me ha gustado mucho!

    • Hola Lilia, muchas gracias por tu comentario!

      El problema con los bancos es, simplemente, que la mayoría de ellos ponen por encima sus intereses a los tuyos. No es que sus productos de inversión sean malos de por sí, sino que su rentabilidad es menor por el simple hecho que cobran comisiones muy altas (y esto reduce tus ganancias).

      Respondiendo a tu pregunta, no hay ninguna ciencia que permita estimar qué rentabilidad tendrás en el futuro. Hay quienes piensan que analizando el histórico de la inversión pueden estimar la rentabilidad, pero lo cierto es que esto no es posible; rentabilidades pasadas no garantizan resultados futuros. De hecho, lo único seguro de tu inversión es la comisión que te cobra el banco por su gestión y, por lo tanto, te interesará que sea cuánto más baja mejor. Te dejo un sencillo ejemplo para que veas la importancia de las comisiones:

      Tienes un fondo de inversión con una comisión anual del 2% (podría ser incluso mayor) y durante un año el fondo ni gana ni pierde (es decir, su rentabilidad es del 0%). Al final de este periodo tu resultado no será del 0%, ¡sino del -2%!, ya que se tiene que restar la comisión de gestión. Por lo tanto, para que tu inversión empiece a obtener beneficios deberá conseguir, como mínimo, un 2%. Y créeme, ¡un 2% es muchísimo!, sino mira en la tabla del artículo y compara los años necesarios para lograr la independencia financiera entre los escenarios del 3% y del 5% de rentabilidad; esto es provocan las comisiones de los bancos… Lo sé, asusta 😨.

      Espero que te haya respondido a lo que buscabas.

      En próximos artículos hablaré de los productos de inversión más interesantes para conseguir la independencia financiera, así que estate atenta! 😎

      Un saludo! 🙂

Deja un comentario