Cómo Invertir en Fondos Indexados: Guía definitiva (2/3)

Estás leyendo el segundo de una serie de tres artículos donde te explicaré cuál creo que es la mejor forma de invertir y los dos métodos que recomiendo para hacerlo: cómo invertir en fondos indexados con bancos tradicionales (este mismo artículo) e invertir en fondos indexados a través de robo-advisors.

 

INVERTIR EN FONDOS INDEXADOS CON BANCOS TRADICIONALES

Invertir en fondos indexados con bancos tradicionales es la opción más adecuada para aquellas personas que quieran tener más libertad a la hora de elegir en qué fondos invertir, así como su peso dentro de la cartera.

Si bien este método requiere trabajo extra de buscar y pensar en qué fondos invertir, además de tener que rebalancear la cartera periódicamente (veremos este concepto más abajo), permite tener unas comisiones más bajas en comparación al método 2: Inversión con robo-advisors.

Aquí te resumo los puntos a favor y en contra de invertir en fondos indexados con bancos tradicionales:

A FAVOR:

  • Permite más libertad en la gestión de tu cartera.
  • Las comisiones por invertir en fondos de inversión indexados son más bajas.
  • La plataforma te permite realizar análisis más detallados (aunque seguramente no los necesites).

EN CONTRA:

  • Requiere una dedicación más alta al inicio.
  • Debes rebalancear manualmente tu cartera.
  • Es más fácil elegir una configuración de tu cartera inadecuada para tu perfil de riesgo.
  • Si no vas con cuidado, puedes elegir un banco que te cobre comisiones muy altas.

A continuación te detallo los pasos a seguir para invertir en fondos indexados:

1.    Definir el tipo de cartera de inversión

Antes de nada, lo primero que tienes que hacer es definir el tipo de cartera de inversión más adecuado para ti en función de tus circunstancias y tolerancia al riesgo. Cuando hablo de “tipo de cartera” me refiero a su porcentaje de Renta Variable y Renta Fija. Por desgracia, no puedo decirte cómo debe ser tu cartera exactamente, así que tendrás que ser tú mismo quien la defina. Pero no te preocupes, te enseñaré dos formas que te harán la vida más fácil 😜.

Para determinar tu tipología de cartera, tendrás que tener en cuenta:

  • Tu edad: cuanto más joven seas más podrás arriesgar.
  • Tu aversión al riesgo: cuanto más aprensivo a perder dinero, menos riesgo podrás asumir.
  • El periodo de tiempo que crees que durará la inversión: cuantos más años dure la inversión, más podrás arriesgar.
  • Tu estabilidad laboral: cuanto más estables sean tus ingresos recurrentes, más riesgo podrás asumir.

No es fácil configurar la cartera teniendo en cuenta estas 4 variables, así que te voy a dar dos métodos para facilitarte las cosas:

– El primero es utilizar una fórmula muy común, que consiste en restar a 110 tu edad, obteniendo el porcentaje de la cartera que debería ser de Renta Variable. Por ejemplo: según esta ecuación, una persona de 35 años debería tener una cartera con un 75% de Renta Variable (110-35=75) y, por lo tanto, un 25% de Renta Fija. Aunque no soy muy partidario de usar solamente este método, puede servirte de referencia para, a partir ahí, modificar más o menos ese porcentaje en base a los 4 criterios mencionados.

– El segundo método es un truquillo que se me ha ocurrido escribiendo este artículo, y que puede permitirte elegir un tipo de cartera más adecuado para ti. Se trata de utilizar el test inicial de los robo-advisors (lo podrás hacer sin registrarte) para que te indique la cartera más recomendada para ti a partir de tus respuestas al cuestionario. ¡En dos minutos lo tendrás!

Para hacerlo, puedes ir a Indexa Capital, hacer clic en “Darme de alta” (no hará falta darte de alta) y contestar a las preguntas. Así obtendrás los porcentajes de Acciones (Renta Variable) y Bonos (Renta Fija) y sumando cada tipo tendrás tu tipología de cartera. Otra opción es en inbestMe, debes hacer clic en “Conoce tu perfil de inversor” para hacer el test y, al final, en el apartado “Tu Cartera” podrás sumar los porcentajes de Renta Variable y Renta Fija. Incluso, puedes hacer ambos test y comparar los resultados.

Aquí tienes un ejemplo del resultado del test de Indexa Capital (61% Renta Variable y 39% Renta Fija):

Ejemplo inversión fondos indexados con indexa capital, roboadivsor

¡Cuéntame tus resultados en los comentarios si te apetece!

A partir de estos métodos seguro que te será más fácil determinar cuál es el mejor tipo de cartera para tu perfil. Por cierto, aunque seas muy joven y tengas una alta tolerancia al riesgo, siempre es recomendable tener como mínimo una pequeña parte en Renta Fija (5-10%) para poder hacer los rebalanceos (veremos qué es en el punto 5).

Nota: Si aún no conoces los conceptos de Renta Variable y Renta Fija, te recomiendo que antes de seguir te leas este post sobre conceptos básicos de inversión.

2. Elegir los fondos indexados que formarán tu cartera

Una vez determinada la tipología de cartera, deberás escoger los fondos que la formarán.

Los fondos varían de un banco a otro, lo que ocasiona que las combinaciones posibles sean muy elevadas. Aquí no te voy a decir específicamente qué fondos deben formar parte de tu cartera, pero sí algunas pautas y ejemplos que te pueden servir de referencia.

Algo muy importante a tener en cuenta para configurar tu cartera, es que esta debería estar diversificada geográficamente. Por lo tanto, no te recomiendo que compres solo un fondo de Estados Unidos, o solo uno de Europa. Deberás intentar abarcar como mínimo las grandes potencias mundiales.

Por ejemplo, un fondo que replique el índice MSCI World podría servirte, ya que invierte en más de 1.600 empresas de 23 países desarrollados. No obstante, hay personas que consideran que Estados Unidos tiene demasiado peso en este índice, por lo que lo complementan con un índice europeo como MSCI Europe o MSCI Emu para sobreponderar Europa. Esto solo es una posibilidad para la parte de Renta Variable de una cartera; al final de este punto te he dejado unos ejemplos reales de carteras que podrán inspirarte.

Encontrar fondos indexados en España

Para que te sea más fácil encontrar fondos indexados, aquí tienes un fantástico listado muy bien detallado de los fondos indexados de los bancos Renta 4 y BNP Paribas (España) con sus inversiones mínimas y comisiones (TER), elaborado estupendamente por el usuario dullinvestor de Rankia. Te recomiendo que te lo guardes en favoritos, ¡esto vale oro!

En caso de que quieras un fondo que no esté en esa lista deberás comprobar que realmente es un fondo indexado. Para ello, te recomiendo buscar en la información del fondo o en su documentación (siempre debe estar presente). En el apartado de política de inversión debe indicar que el objetivo de ese fondo es replicar un índice o reproducir la rentabilidad de un índice concreto (como puede ser MSCI World, S&P 500 o Euro stoxx 50, entre muchos otros). Si por el motivo que sea no encuentras esta información, siempre puedes dirigirte a Morningstar y en la “Búsqueda Morningstar” copiar el ISIN del fondo (su número identificativo). Al seleccionar el fondo, en la primera página aparecerá el “Objetivo de inversión” con la información que he comentado anteriormente.

Ejemplos de carteras de fondos indexados

En estos enlaces podrás encontrar ejemplos de carteras reales de algunos bloggers y foreros (al principio está indicado el banco o bancos que utilizan):

Renta 4: Cartera de fondos indexados por Gestión Pasiva.

Renta 4 & BNP Paribas: 4 ejemplos de carteras indexadas para vagos por La Riqueza es Tiempo.

BNP Paribas & Selfbank: Modelo de cartera Boglehead de fondos indexados por Opinatron.

Y por si te preguntas dónde invierte La Hormiga Capitalista, ahora mismo mi cartera es muy simple; lo tengo todo invertido en el fondo de Renta Variable Amundi Is Msci World Ae-C (LU0996182563) en el banco Renta 4. Aunque tenerlo todo en Renta Variable no es lo más recomendable (como he dicho más arriba), para simplificar al máximo la inversión y no complicarme con temas de inversiones mínimas, decidí tener una cartera minimalista de un solo fondo. No obstante, es posible que incorpore algún otro fondo en un futuro próximo.

3.    Elegir un banco/bróker y darte de alta

Como habrás podido deducir del punto anterior, en función de los fondos que elijas para invertir, deberás utilizar un banco/bróker u otro. También puedes utilizar varios, aunque la operativa será un poco más engorrosa y, personalmente, creo que en la mayoría de casos puedes tener una cartera perfectamente diversificada con un solo banco.

Los ejemplos de bancos que te he mencionado en el punto anterior son perfectamente válidos, aunque no está de más conocer cuáles son las condiciones que deben cumplir para la inversión en fondos indexados:

  • No cobrar comisiones de mantenimiento en la cuenta (estas son comisiones adicionales a las que propiamente tienen los fondos de inversión).
  • Permitir invertir en fondos indexados sin un mínimo elevado y que esos fondos tengan comisiones bajas (TER por debajo del 0,50%). 
  • Tener buenas referencias (esto no es baladí, es importante que la operativa sea buena y que los inversores estén satisfechos con la plataforma).

En España, tenemos varios brokers que reúnen estas características: Renta 4BNP Paribas y Selfbank. Por desgracia, yo no he tenido la oportunidad de probarlos todos, y solo puedo hablar de Renta 4, el cual recomendaría sin ninguna duda. Es posible que próximamente me abra una cuenta en BNP al no tener inversiones mínimas (ver siguiente párrafo), en tal caso, ya os contaré 😉.

Una variable clave que deberás tener muy presente es la inversión mínima del fondo; es decir, la cantidad mínima de dinero necesario tanto para empezar a invertir como para hacer las inversiones sucesivas. Para que te hagas una idea, aquí tienes las inversiones mínimas de los bancos mencionados:

  • Renta 4: entrada 200€; inversiones sucesivas 200€.
  • Selfbank: entrada 1.000€; inversones sucesivas 150€.
  • BNP Paribas: sin inversión mínima (utilizan cuentas Omnibus, es decir, juntan el dinero de varios inversores y una vez alcanzada la inversión mínima se invierte el capital).

Si no resides en España, y no tienes claro en qué bancos puedes invertir te recomiendo que empieces buscando en Google: invertir en fondos indexados en X (sustituir “X” por tu país). A partir de ahí seguro que encontrarás mucha información en foros, blogs, etc. Y sobre todo, asegúrate de que reúnan las 3 condiciones que te he mencionado anteriormente.

Nota 1: Por si se te ha pasado por la cabeza, no me pagan por hacer publicidad de ninguno de los bancos que he mencionado 😉.

Nota 2: Es muy probable que en tu banco habitual (La Caixa, Santander, BBVA, ING, etc.) también te ofrezcan fondos indexados sin comisión de mantenimiento en la cuenta. Aún así no te recomendaría que invirtieses ahí. ¿Por qué? Pues porqué las comisiones propias de los fondos que ofrecen (diferentes a las de mantenimiento de la cuenta) seguro que son muchísimo más altas. Sin ir más lejos, en este recopilatorio de fondos indexados en España, vemos que CaixaBank tiene un fondo que replica el índice Euro stoxx 50 y su coste es 7 veces superior a lo que puedes encontrar en Renta 4. ¿Cómo es posible que se dignen a cobrar a precio de oro algo que les cuesta tan poco? Yo tampoco me lo explico 😤.

4.   Invertir en los fondos indexados 

Ingresar el dinero en la cuenta

Una vez tengas tu cuenta dada de alta, ya puedes ingresar el dinero. Esto lo puedes hacer a través de una simple transferencia a tu número de cuenta nuevo o bien lo puedes automatizar configurando una domiciliación periódica (para cada mes, cada trimestre, etc.).

Te recomiendo encarecidamente que, si tu banco lo permite, automatices al máximo el proceso de inversión.

¿Por qué?

Automatizar la inversión tiene varias ventajas, veamos algunas:

  • Te permite “olvidarte” de tus inversiones, lo que va a evitar que tomes malas decisiones (es decir, que saques el dinero antes de tiempo) cuando los índices presenten malos resultados.
  • Evita que te gastes el dinero que querías invertir. Si te lo quitan automáticamente a principios de mes, dejarás de ver el dinero en la cuenta y, por lo tanto, no lo gastarás.

Invertir en los fondos indexados seleccionados

Una vez tengas claro cuál va a ser tu cartera y cuál va a ser tu banco, tocará dar el paso; tocará empezar a invertir. Para ello deberás poner el dinero en los fondos de inversión que hayas elegido en la proporción deseada. Este paso, como te he comentado, lo podrás automatizar en algunos bancos.

En el momento de invertir, hay que tener en cuenta que cuando compras fondos de inversión también existe la posibilidad de “comprar caro” o “comprar barato”, es decir, si un fondo lleva tiempo subiendo estará “caro” y si pasa lo contrario estará “barato”. En este sentido no debes preocuparte. Lo importante es que no inviertas una sola vez, sino que lo vayas haciendo periódicamente para conseguir lo que se conoce como Dollar Cost Averaging (DCA); si inviertes de forma regular la misma cantidad de dinero sin importar si el mercado está alto o está bajo, por estadística algunas veces comprarás caro y otras barato. De este modo, diminuirás las posibles pérdidas por invertir en un mal momento ¡sin ni siquiera preocuparte de cómo está el mercado!

Nota: A fecha de la publicación de este artículo, sólo es posible hacer aportaciones periódicas en fondos de inversión en Renta 4, ni BNP Paribas ni Selfbank lo permiten. No obstante, lo que sí puedes hacer es programar una transferencia periódica desde el banco donde tienes los ingresos hacia el banco donde inviertes. Cuando tengas el dinero en la otra cuenta, ya podrás invertir en los fondos en cuestión. 

5.    Rebalancear tu cartera

Una vez ya tengas tu cartera seleccionada y vayas invirtiendo de forma recurrente solo te quedará un paso: rebalancear.

¿Qué es rebalancear?

Rebalancear no es nada más que intentar mantener las proporciones objetivo de tu cartera. Por ejemplo, si tú inicialmente querías una cartera con un 80% de Renta Variable y un 20% de Renta Fija, es posible que debido a las diferencias en su rentabilidad, al cabo de un tiempo, la Renta Variable haya crecido más y la proporción acabe siendo de un 85% de Renta Variable y un 15% de Renta Fija. Para que tu cartera sea como la habías diseñado, en este caso deberías traspasar una parte de la Renta Variable a Renta Fija.

Este rebalanceo te permitirá mantener el riesgo inicial del tipo de cartera que habías definido. Además, cuando rebalanceas, lo que haces es vender parte del activo que ha crecido y comprar parte del que ha decrecido o ha crecido menos. Esto crea la situación de vender alto (del activo que te ha crecido más) y comprar bajo (del activo que ha crecido menos), algo que permite obtener más rentabilidad en el futuro (estudio).

¿Cuándo rebalancear?

Existen dos formas de rebalancear:

  1. Cada cierto periodo de tiempo (por ejemplo, anualmente).
  2. Cuando uno de tus activos supera un límite establecido (por ejemplo, un 5% sobre tu cartera).

Elegir uno u otro irá a gusto de cada uno; si eres de los que prefiere olvidarse de sus inversiones será más recomendable usar el primero. En cambio, si te gusta revisar a menudo tu cartera, no te importará usar el segundo. En cualquier caso, lo importante aquí es que rebalancees.

Tanto si eliges una forma u otra, deberás marcar unas normas a seguir. Si eliges rebalancear cada cierto tiempo, tendrás que definir cada cuánto exactamente; estudios recomiendan 1 o 2 veces al año como máximo (truco: ponte un evento recurrente en tu calendario para no olvidarte).

Por otro lado, si escoges hacerlo cuando tus activos superen un límite determinado (también conocido como rebalanceo por bandas), también tendrás que definirlo. Muchas personas usan la regla 5/25 de Larry Swedroe. Se trata de rebalancear siempre que un activo varíe más del 5% sobre la cartera o más de un 25% sobre el propio activo. Por ejemplo, si sigues esta regla deberías rebalancear:

– Si un fondo que representa un 20% en tu cartera pasa a un 25% (ha variado un 5% respecto al total de la cartera).

– Si un fondo que representa un 10% en tu cartera pasa a un 7,5% (ha variado un 25% sobre el mismo activo).

Otro punto a considerar es que, a la hora de rebalancear, debes tener en cuenta que el traspaso de un fondo a otro deberá superar la inversión mínima del fondo de destino. Además, como sabrás si has leído los conceptos básicos de inversión, deberás hacerlo con la herramienta de traspasos de fondos que te proporcione tu banco (es decir, no desinviertas manualmente el dinero del primer fondo para invertirlo en el otro fondo indexado), de este modo no tendrás que pagar impuestos por tus ganancias.

Si quieres profundizar más en el tema del rebalanceo, te recomiendo que leas este artículo escrito en el blog de Que No Te lo Inviertan.

 

PARA TERMINAR…

Como habrás comprobado, invertir en fondos indexados no es excesivamente complejo aunque sí requiere seguir una serie de pasos al principio para formar tu cartera y empezar a invertir. Si durante el camino te encallas, no dudes en preguntarme directamente en los comentarios.

Si este método te ha parecido demasiado complicado, no te preocupes, en el siguiente artículo de la serie te enseño cómo invertir en fondos indexados a través de robo-advisors; un método mucho más simple y apto para cualquier perfil de inversor.

Y si te has quedado con ganas de más, aquí te dejo otros recursos muy recomendables que te pueden interesar de la página web de Rankia sobre invertir en fondos indexados:

Guía rápida para montarse una cartera de gestión pasiva por Trapero.

Recopilación con lo mejor de la gestión pasiva (mezcla de cartera boglehead y permanente) por Juan Diego Quilez.

Foro de gestión pasiva: Bogleheads y otros temas relacionados con la indexación

¿Te ha quedado alguna duda sobre cómo invertir en fondos indexados? ¿Eres más de invertir por tu cuenta o prefieres los robo-advisors? ¡Cuéntame cualquier duda o inquietud en los comentarios!

Y si te gusta mi blog, te animo a suscribirte para recibir todas las novedades 😎

 

➤ Ir al siguiente artículo: cómo invertir con robo advisors (3/3).

Si te ha gustado este artículo puedes puntuarlo aquí 👇🏼

¿En serio? Contacta conmigo e intentaré mejorarlo¿En serio? ¿En qué podría mejorar?No he estado a la altura... ¿Qué he hecho mal?¡Casi excelente! ¿Podría mejorar de algún modo...?¡Genial! Muchísimas gracias :) (3 votos)
Cargando…

12 comentarios en “Cómo Invertir en Fondos Indexados: Guía definitiva (2/3)

  1. Hola de nuevo!

    La verdad es que no es por experiencias personales ya que en 2008 cuando fue la ultima gran crisis aun no estaba metido en esto. Aun sabiendo que no le voy a sacar beneficio, sé que dormiré mejor pasándome a activos con menos riesgo cuando se pierdan ciertos niveles. Y por no hablar del factor esposa al que tambien hay que rendir cuentas😃, pero eso es otro tema

    Las aportaciones periódicas si que las sigo a rajatabla cada mes

    El subir RF de momento no lo valoro, me perdería los tramos buenos del mercado. Pero bueno, todo esto es ‘a dia de hoy’, siempre puede surgir algo que me lo haga replantear

    Saludos!

  2. Buenas hormiga,

    Un artículo muy completo y documentado.

    Te queria hacer una pregunta ¿que opinas de traspasar los fondos de RV a fondos con menos riesgo cuando se cumpla alguna condición de mercado bajista (tipo media de 10 meses, etc)? El ‘market timing’ está muy denostado y puede que tampoco le saques nada de rentabilidad a la operación, pero si no te apetece pasar por el palo psicologico de una caida del 40-50% de una crisis, creo que es una buena opción. Al menos así lo veo yo

    Para mi que el MSCI World pierda su media de 10 meses es señal de alerta

    Saludos

    • Hola Alex,

      En mi opinión, la mejor estrategia a seguir es no aspirar a batir el mercado (haciendo market timing); sino simplemente invertir en fondos indexados de forma periódica a largo plazo. No obstante, y tal y como has comentado, tarde o temprano habrá algún tipo de crisis y el mercado bajará drásticamente. Lo mejor en esos momentos es aguantar y no dejar de invertir. Como bien debes saber, esto es extremadamente complicado, ya que nuestro instinto nos dice que tendríamos que sacar todo el dinero. Es por este motivo que la configuración de la cartera en base a nuestra tolerancia al riesgo es clave para obtener buenos resultados a largo plazo. A mi parecer, si no quieres sufrir caídas tan grandes en tus inversiones, lo mejor sería configurar una cartera con un porcentaje menor de Renta Variable.

      De todos modos, si has tenido experiencia previa con este tipo de señales de alertas me encantaría saber más sobre el tema! 🙂

      Espero que te haya servido,

      Saludos!

  3. Hola Hormiga Capitalista,
    ¿Qué opinas de tener una cartera con un 100% de Renta Variable? ¿Te parece un riesgo excesivo? Me gustaría saber tu opinión.
    Muchas gracias de antemano!!

    • Hola Lilia,

      En principio, no me parece excesivamente arriesgado tener una cartera con un 100% de Renta Variable diversificada a nivel global con fondos indexados, siempre y cuando sea para una persona que no vaya a necesitar el dinero en mucho tiempo (>20 años) y no tenga demasiada aversión al riesgo. De hecho mi cartera es 100% RV… hehe✌🏼. No obstante, y tal y como indico en el artículo, siempre es interesante tener una pequeña parte en Renta Fija para rebalancear (5-10% como mínimo); ya que los estudios muestran que a largo plazo puede incrementar la rentabilidad.

      Así pues, si te resulta más práctico y cumples las condiciones para tener una cartera 100% RV en principio no habría problema, pero ten en cuenta que podría ser más óptima a largo plazo si tienes al menos una pequeña parte en RF.

      Espero seguirte viendo por el blog.

      Un abrazo! 😊

    • Muchas gracias por tu comentario Fernando!! Espero de verdad que pueda servirte de ayuda. No dudes en preguntarme cualquier duda que tengas.

      Un saludo 😁

Deja un comentario